El Femenino sagrado y el Masculino sagrado 2016-10-27T23:36:23+00:00

El Femenino sagrado y el Masculino sagrado

Escrito por François Leduc

sdsdsasdDesafortunadamente, hay personas o grupos dentro de la ‘comunidad’ de la NMG que han convertido este maravilloso descubrimiento en un dogma en sí mismo. Lamentablemente, este punto de vista dogmático no aporta ningún beneficio a la humanidad, especialmente cuando va acompañado del rechazo de los dones de la naturaleza. La mala interpretación de los descubrimientos del Dr. Hamer está a menudo al servicio de aquellos que están tratando de ‘casar’ dichos descubrimientos con el dogma médico, simplemente porque no pueden ofrecer alternativas viables a la medicación alopática. Por cierto, estas supuestas alternativas viables también se enmarcan dentro de lo que denominaríamos como ‘medicamento’. Cualquier buen diccionario nos diría eso. En lugar de ampliar sus conocimientos sobre el verdadero origen de la palabra ‘medicamento’, por el bien de la humanidad, la rechazan cuando se aplica a algo que no sea ‘medicina alopática’. La medicina alopática no inventó la palabra ‘medicamento’. Simplemente decretó (lo cual significa decidir de forma autoritaria) que esta misma antigua palabra tan solo sería correcta cuando se usase dentro de su propio sistema, con el apoyo, por supuesto, del sistema judicial. Necesitaban este apoyo, pues de ningún otro modo su estúpido juego de palabras habría funcionado. plantasTenemos que llamar a esta situación como lo que realmente es: un robo. Y al hacerlo, han robado a la humanidad su derecho inalienable de usar cualquier forma de ‘medicamento’ según lo crea conveniente. Esto radica en el rechazo del ‘femenino sagrado’ como se verá más abajo, donde una actitud patriarcal lleva a alguien a decirnos qué es lo mejor para nosotros y sobre qué asuntos no tenemos ‘ni voz ni voto’, como si fuésemos niños. Bienvenidos al ‘papá-estado’.

Las plantas son un regalo de la naturaleza, ofrecidas a los seres humanos para su uso, siempre que se haga de acuerdo a las leyes naturales, a las cuales pertenecen las Cinco Leyes Biológicas. Como seres humanos, estamos pagando, y pagaremos cada vez más, el precio de esta desconexión con la naturaleza. Uno simplemente tiene que mirar alrededor para darse cuenta de este hecho innegable, de cómo la destrucción de la humanidad avanza en su insensato rumbo impulsado por numerosos y destructivos sistemas. Y a través de estos diversos sistemas, las estadísticas son manipuladas para ocultar mejor esta destrucción y dar la impresión de que no hay nada de qué preocuparse y de que todo estará bien. Nada más lejos de la verdad, si uno se atreve a mirar de cerca el asunto.

qqqwqqqw

Afortunadamente, todo lo que es creado por los seres humanos, y que es contrario a la naturaleza, ya contiene la semilla de su propia destrucción. Nosotros podremos no ser testigos de estos hechos en nuestra vida, pero nuestros hijos y nietos muy bien podrían presenciarlos. La naturaleza es muy paciente en restablecer el equilibrio. A menudo, es a través de aquellos hechos que percibimos como momentos de caos, pero solo si nos resistimos a la ley natural es cuando se tiene la impresión de que estábamos ‘pisoteados por la entrada de un tren’. Lo que se manifiesta como resultado de aquello que erróneamente resistimos, es lo que persiste.

Otro signo innegable de desequilibrio es la destrucción tanto del ‘femenino sagrado’ como del ‘masculino sagrado’. El ‘femenino sagrado’ implica la inteligencia, la intuición, la compasión y la empatía. El ‘masculino sagrado’ involucra el intelecto, las palabras y la acción. Y, como seres humanos, poseemos ambos principios.

dfdf

La destrucción del ‘femenino sagrado’ está instigada por nuestra sociedad patriarcal con su noción de territorio, naciones, patriotismo y, en particular, la fuerte creencia, todavía mantenida, de que las opiniones de las mujeres son menos importantes y más frívolas que las de los hombres. Este miedo al ‘femenino sagrado’ llevó a quemar en la hoguera a las denominadas ‘brujas’ durante la Inquisición. Es bastante curioso que hubiera muchas más mujeres quemadas en la hoguera que hombres. Esto demuestra que no hay límites en la crueldad que los individuos puedan tener cuando es el miedo lo que entra en juego. En este caso particular, el miedo al ‘femenino sagrado’. Hoy en día, esto sigue ocurriendo aunque más sutilmente, sin embargo de forma más desagradable, donde muchos ‘machos’ se complacen en intentar ridiculizar a las mujeres después de haber expresado sus opiniones ‘sagradas femeninas’. Esta falta de lo ‘femenino sagrado’ en los ‘machos’, y sus correspondientes reacciones, deberían en cambio invitarlos a prestar atención a ese mismo ‘femenino sagrado’ que ellos también poseen. Los comentarios de las mujeres sobre un tema en particular, cualesquiera que este sea, a veces genera algún tipo de frustración, especialmente entre algunas figuras ‘masculinas’. Invito a estas figuras ‘masculinas’ a que se cuestionen a sí mismos el ‘porqué’. Y, curiosamente, estas mismas figuras ‘masculinas’ no reaccionan de la misma manera en sus intercambios con otras figuras ‘masculinas’. Hmmmmm…

felipeLa destrucción del ‘masculino sagrado’ es instigada por un movimiento erróneamente dirigido, llamado New Age, el cual invita a todo ser humano a desprenderse de la actual destrucción en curso a través de, por ejemplo, la práctica de la meditación, donde uno se retira por completo del mundo exterior y elimina todos los pensamientos creyendo que así se resolverán los problemas de afuera. Esta es la destrucción del ‘masculino sagrado’, donde está involucrada la ‘no-acción’ real. Una forma de escape, debido al miedo al ‘masculino sagrado’, equivalente al miedo al ‘femenino sagrado’ antes mencionado. Este miedo a lo ‘masculino sagrado’ nos lleva a jugar al ‘avestruz’, con su cabeza metida bajo tierra, mientras espera que todo esté bien. Una de las primeras líneas de acción con el ‘masculino sagrado’ es a través de la voz, a través de la palabra, ya sea escrita o hablada. En Inglés, se dice “Let your words be your sword”. En español, esto se traduciría como “Que tus palabras sean tu espada”. Curiosamente, en Inglés, la palabra ‘words’ y la palabra ‘sword’ (que se traducen respectivamente como “palabras’’ y “espada”, en español), ambas contienen las mismas letras recolocadas, como se puede observar.

Cuando el verdadero ‘femenino sagrado’ (la inteligencia, la intuición, la compasión y la empatía) se expresa a través del verdadero ‘masculin sagrado’ (el intelecto, las palabras y la acción), o viceversa, encontramos el equilibrio perfecto. Sin embargo, puede haber casos en los que uno puede dominar sobre el otro, pero solo durante un corto período de tiempo, con el fin de reestablecer el equilibrio. Me viene a la mente la imagen de Jesucristo al enfadarse con los cambistas en el templo. Una figura simbólica haciendo un gesto simbólico. En este caso, el predominio del ‘masculino sagrado’ para traer de vuelta el equilibrio. Jesucristo no meditó sobre el asunto con la esperanza de que el problema desapareciera, sino que él actuó rápidamente para resolverlo.

Sin embargo, la continua supresión del uno sobre el otro constituye la prerrogativa del miedo. Las personas pueden utilizar otras palabras diferentes al ‘miedo’ a su conveniencia, pero yo prefiero pensar que el que exista cualquier otra razón distinta al miedo, a fin de justificar la propia y constante supresión del ‘femenino sagrado’ y ‘masculino sagrado’, es una mentira.

Nuestro anterior artículo “Tengan esperanza para lo mejor, pero… prepárense para lo peor” contiene elementos tanto del ‘femenino sagrado’ como del ‘masculino sagrado’. “Tengan esperanza para lo mejor…” es el ‘sagrado femenino. “Pero… prepárense para lo peor” es el ‘masculino sagrado’. Un exceso de pensamiento positivo puede ser destruido por un solo evento negativo, mientras que un exceso de pensamiento negativo puede prevenir que un solo caso positivo suceda.

kjjh

¿A dónde quiero llegar con todo esto?

Dentro de la ‘comunidad’ de la NMG, el rechazo de la ley natural y los medios naturales para apoyar el desarrollo secuencial de las leyes biológicas naturales equivale a despojarla de su ‘femenino sagrado’. Por otra parte, el hecho de dejar de lado la amplia gama de conocimientos científicos necesarios para la aplicación de sus principios fundamentales en la práctica equivale a despojarla de su ‘masculino sagrado’.

Para funcionar correctamente, este nuevo paradigma debe constituir un puente entre ambos: el ‘femenino sagrado’ y el ‘masculino sagrado’.

Ver Currículum
MaterialdeNMG
Share This